CONOCERSE DESDE EL OTRO (VI)

PRIMERA POSICIÓN DIALOGICA-RELACIONAL BIPOLAR

La primera posición es la alternativa bipolar que se define así: ¿Por qué también tú y no únicamente yo?

Esta posición se fundamenta en la diferencia y remarca la separación, el enfrentamiento del yo frente al tú. Es la posición del yo centrado en sí mismo que reivindica la satisfacción de sus necesidades. Es una posición muy habitual cuando dejo que sean mis personajes los protagonistas de mis reacciones emocionales cada vez que toman el mando y deciden por mí. Es evidente que se trata de una posición básicamente egocéntrica, reivindicativa y a la defensiva. Inconscientemente obedece al mandato: “POR QUÉ TAMBIÉN TU Y NO SOLAMENTE YO?

Desde un punto de vista de comunicación es la posición simétrica por excelencia, de la que no se puede esperar más que una escalada en la discusión y un enfrentamiento tenso y agresivo.

También es evidente que se trata de una actitud muy poco madura, poco inteligente, que no tiene en cuenta la comunicación de calidad prosocial, que no consigue superar la fase de reivindicación egocéntrica. Desde esta posición es imposible el diálogo, la comunicación y la relación con el otro.

El YO percibe el TU como diferente, por tanto, una amenaza, aunque experimenta la necesidad de recibir seguridad afectiva del TU. El miedo al rechazo y la herida emocional no dejan ver el TU. Es el ego-carácter y sus personajes que gobierna este tipo de relación-comunicación.

“Aunque te miro, no te veo; cuando me hablas no te escucho; estoy demasiado centrado en las necesidades de mi ego-carácter y sus personajes que se interponen entre tú y yo. Me preocupo de mí y de mis intereses. El diálogo contigo, en realidad es un monólogo narcisista en el que tú sólo existes en la medida en que te necesito y no me molestas para alcanzar mis objetivos individualistas. En los momentos de tensión, estrés y conflicto, me centro talmente en mí, que de tan diluido que te percibo, para mí, casi no existes.”

Esta posición es el reflejo de reacciones emocional del tipo:

  • Quiero tener siempre la razón,
  • no acepto que se me digan mis errores,
  • no afronto la realidad,
  • tiendo a culpabilizarte,
  • no me sé poner en la piel y el estado de ánimo del otro, sólo veo mi parte,
  • proyecto en el otro los aspectos negativos que no me gustan y no sé reconocer que también los tengo yo,
  • me enfado mucho cuando me contradices y no puedo hacer lo que quiero,
  • guardo resentimiento después de que no me has satisfecho mi expectativa,
  • no sé ver más allá de mis necessistats y no tengo en cuenta al otro, decido siempre yo,
  • me enfado si no aceptas mi punto de vista,
  • me cuesta manejar que el otro sea diferente y tenga gustos diferentes a los míos,
  • me gusta controlar el otro,
  • me cuesta reconocer mis errores,
  • no pido perdón ni disculpas, siempre espero que el otro dé el primer paso,
  • justifico continuamente mis comportamientos,
  • no estoy abierto el punto de vista del otro,
  • me creo el mejor, lo bueno, etc.

Es importante ver en que reacciones emocionales me siento identificado, en que ocasiones reacciono así, y ver si cuando reacciono así ayudo a construir la relación o a desgastarla.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *