LA VOZ DEL SILENCIO

16 PRIMER RECURSO DE LA FARMACIA DE RECURSOS ESPIRITUALES

Hawkins menciona en sus libros un «botiquín de primeros auxilios espirituales».

El botiquín consiste en ponerse en el centro del SER y allí tener en cuenta tres aspectos principales importantes.

En nuestro camino espiritual, por el hecho de ser seres humanos, siempre habrá circunstancias con las que tenemos que lidiar, siempre. Son las embestidas del ego, porque estamos en un camino de evolución espiritual y al ego no le interesa que evolucionemos. No le interesa que sigamos evolucionando espiritualmente porque para el ego eso supone que tiene los días contados. Por eso practica todo tipo de embestidas aprovechando que el ser humano siempre tiene partes vulnerables, limitaciones. Siempre que estamos lidiando en alguna dificultad o resistencia es porque el ego está queriendo hacer de la suyas.

En cambio, para nosotros, comprometidos en nuestra evolución espiritual, cualquier dificultad es una oportunidad, un regalo. Por tanto, en cada circunstancia conflictiva, en cada dificultad, en cada desánimo, en cada resistencia, en cada contratiempo, nos tomamos muy en serio agarrarnos fuertemente al SER.

TRES EJES PARA ESTAR EN EL SER

Si me he quedado bloqueado en una embestida del ego, no acostarme sin utilizar el botiquín de primeros auxilios espirituales.

Comienzo por reconocer que me he sentido vulnerable, atrapado en una embestida del ego.

  • Reconozco que todo el día de hoy he estado lidiando con este punto.
  • Reconozco que he tenido un bajón, me he quedado bloqueado momentáneamente.

1. NO LE FALTA NADA A MI VIDA, PAREZCA LO QUE PAREZCA (PRESENTE), CREA LO QUE CREA (PASADO).

Esta afirmación-guía se convierte en un mantra muy potente. Afirmar «NO LE FALTA NADA A MI VIDA… es mucho más poderoso que si acarreo el yo mental:» NO ME FALTA NADA … «El pronombre «me» es mente. La diferencia estriba en cambiar el pronombre por una conciencia CONSCIENTE mucho más profunda. El yo mental calibra mucho más bajo que «NO LE FALTA NADA A MI VIDA …», porque el yo mental carece permanentemente de TODO. Mientras que el nivel de conciencia CONSCIENTE mucho más elevado, se refiere directamente al SER, al que «NO LE FALTA NADA». El yo mental está atrapado en su red buscando siempre, haciendo, controlando, queriendo conseguir. Permanentemente está incompleto.

La fórmula «no me falta», es una manera sutil de negación de Dios. En cambio, la fórmula «NADA LE FALTA A MI VIDA», es un reconocimiento permanente de la Presencia de Dios. Cuando realmente acepto que «NADA LE FALTA A MI VIDA», estoy declarando que el SER está únicamente en el aquí y ahora de cada momento presente y está COMPLETO. Y ese SER es la fuente inagotable de recursos, con todas las posibilidades y potencialidades disponibles. Este presente al que «NO LE FALTA NADA A MI VIDA», «TODO ES COMO ES», es muy diferente a lo que parece ser, ya no es una interpretación del ego-mente-experimentador, que percibe, interpreta, concluye, etiqueta, juzga, mentaliza, argumenta. Cuando aceptas que las cosas «SON COMO SON», simplemente estás aceptando la Presencia del SER DIVINO en cada presente.

Cuando afirmo que «NADA LE FALTA A LA VIDA QUE TENGO», acepto que «NO LE FALTA NADA», y este mensaje lo lanzo al universo y adquiere un poder poderosísimo. Y todo se hace disponible ante mí. El Universo me lo da todo.

Haz esta guía diariamente. Te sitúas en el centro del SER (EL REINO DE DIOS ESTÁ DENTRO DE TI) con esta guía e inmediatamente observas y tomas conciencia qué está buscando tu pequeño yo. Detrás de este «NO LE FALTA NADA A MI VIDA, PAREZCA LO QUE PAREZCA, CREA LO QUE CREA», descubre qué está buscando el pequeño yo.

  • ¿Qué te hace creer que le falta, que no tienes?

Identifica qué está buscando el pequeño yo. Ayuda a encontrarlo cuando te dices: «NO LE FALTA NADA A MI VIDA, PAREZCA LO QUE PAREZCA, CREA LO QUE CREA».

Toma conciencia que no es al SER a quien le falta algo, sino que es el pequeño yo quien cree que le falta algo. Por el contrario, tú crees y te refuerzas en el «NO LE FALTA NADA A MI VIDA, PAREZCA LO QUE PAREZCA, CREA LO QUE CREA». Te agarras fuertemente a tu SER en tu interior y bien cogido al SER: «NO LE FALTA NADA EA MI VIDA, PAREZCA LO QUE PAREZCA, CREA LO QUE CREA».

Además de la afirmación en sí «NO LE FALTA NADA EN MI VIDA, PAREZCA LO QUE PAREZCA, CREA EL QUE CREA», puedes detectar el yo pequeño actuando. Visto desde las cualidades del SER te darás cuenta que aquello con lo que estás lidiando, es lo que estás expresando y proyectando al mundo. Somos nosotros mismos los que proyectamos continuamente al mundo una parte nuestra totalmente inconsciente; estas partes proyectadas retornan a nosotros en forma de carencias, como lo que nos falta, que no está, que debería ser porque no ha sido como debería. Somos nosotros mismos. Sólo es el yo al que le pasan estas cosas, estas desgracias, no al SER. Este yo hace el papel de víctima, porque es más cómodo hacerse víctima que hacerse responsable de las propias proyecciones.

Este botiquín con estos tres ejes del SER, te permite darte cuenta de las carencias de las que se queja el yo, los juicios que hace, de las expectativas que pone en marcha continuamente, con lo cual proyecta carencias que inevitablemente retornan a tu vida.

Por lo tanto, cada vez que aplicas el botiquín, date cuenta inmediatamente donde está actuando el yo, como está actuando y suéltalo. La afirmación guía es muy poderosa, pero aún lo es más cuando aceptas que verdaderamente el SER, DIOS es COMPLETO, por eso “NO LE FALTA NADA A MI VIDA”.

La voz del silencio

Botón volver arriba