LA VOZ DEL SILENCIO

23 IGNORANCIA VERSUS VERDAD 1 – LA VERDAD OS HARÁ LIBRES

  1. LOS POSICIONAMIENTOS Y LOS PATRONES DE CONDUCTA DEL EGO-MENTE

Los posicionamientos y los patrones de conducta del ego ocupan su espacio en nuestra historia personal y cotidiana. Condicionan continuamente todo lo que vivimos en el día a día, todas las decisiones que tomamos. Hacen que la presencia del ego-mente en la vida cotidiana sea muy activa, nos preocupa, nos roba mucha energía. El estudiante espiritual comprometido, tiene la buena intención y la buena voluntad de soltar estos patrones de conducta. Pero debemos entender que hay una realidad todavía más profunda, detrás la intención de soltar completamente nuestros patrones de conducta.

El estudiante espiritual comprometido se esfuerza por trascender sus patrones de conducta. Se esfuerza, por ejemplo, para soltar el sentimiento de no valía, de soledad, de separación, de culpa, de ira, de orgullo, etc., pero la realidad es que por mucho que vaya entregando y soltando, siempre queda la sensación de que después de una entrega a fondo, aparece otro patrón de conducto, u otro posicionamiento y parece que las entregas no terminan nunca, porque aparece como una especie de hábito con la sensación de que no se ha soltado del todo. Y no es que no se haya entregado completamente el patrón de conducta, sino que queda una creencia muy sutil que es la que durante toda la vida, desde que se forman los patrones de conducta, es la responsable de sostener, mantener, reforzar los patrones de conducta que uno se esfuerza para entregar del todo y para siempre. Y uno se pregunta:

  • ¿Lo conseguiré algún día?
  • ¿Conseguiré soltar los patrones de conducta que me hacen sufrir?

Pero llega un momento en que cuando se ha soltado el posicionamiento específico, el patrón de conducta específico, aquel que a mí me ha condicionado y me ha perseguido durante toda mi vida, el campo de energía que lo seguía generando y manteniendo vivo, se agota, deja de generarse. Sin embargo, la creencia que lo mantenía sigue activa, mientras no la hago consciente y no la suelto.

Si quiero liberarme de la creencia, en primer lugar he de descubrir y hacer consciente cuál es mi patrón de conducta específico, concreto, aquel que a mí me tiene atrapado continuamente y es causa de sufrimiento. P.e .: puede ser el sentimiento de incapacidad, de soledad, de no valía, de culpa, etc. El estudiante espiritual que se propone soltar su patrón de conducta específico, es consciente de cómo lo ha vivido durante toda la vida, de cómo le hace sufrir todavía, mientras sigue activo.

Segundo, una vez he hecho consciente mi patrón de conducta, empiezo a trascenderlo. Ahora sabemos cómo soltarlo. Cada vez que experimento la sensación de incapacidad, de miedo a la soledad y al abandono, el sentimiento de que no valgo, no puedo, no sirvo, etc., es imprescindible que con plena conciencia lo acoja, lo abrace, sostenga el malestar y el sufrimiento que me produce y lo experimente con toda la crudeza con la que se me presenta. Y a medida que lo experimento, lo suelto, lo suelto, lo suelto. Y siento que se va.

Todo este proceso lo he de experimentar. No sirve de nada si sólo lo mentalizado. Aquí es donde muchas personas no avanzan en soltar el núcleo de su patrón de conducta, porque no se dan cuenta que únicamente lo mentalizan. Mentalizando no se va nada.

Tercero. Cuando verdaderamente lo he soltado completamente todo, todavía queda el impulso, como un hábito reminiscente, como una memoria debida a todos los años que lo he estado viviendo. Y en esta memoria residual, por decirlo de una manera, es en donde se esconde la creencia. ¿Cuál? El ego siempre me ha hecho creer que no es posible librarse completamente del patrón de conducta. Por lo tanto, se trata de una creencia escondida, camuflada detrás de este juego del ego: El ego no me deja SABER que PUEDO entregar mi patrón de conducta. No me deja SABER que PUEDO.

Cuarto. Por eso puedes sorprenderte preguntarte:  

  • ¿Qué más tengo que entregar, si creo que he entregado completamente mi patrón de conducta?
  • ¿Qué más está pasando que parece que todavía queda alguna reminiscencia?

Lo que ocurre en este cuarto punto es muy importante entenderlo bien. Tengo que entender que todo este proceso de soltar está bien, pero está el hecho real que si lo he mantenido durante tantos años y si ahora he trabajado duramente y con constancia para soltarlo, que hace parecer que aún no lo he soltado del todo?

La voz del silencio

 

Botón volver arriba