LA VOZ DEL SILENCIO

27 EN LA RAÍZ DE TODA EXPECTATIVA DE AMOR, ENCONTRARÀS QUE TU NO TE QUIERES NI VALORAS A TI MISMO. ENCONTRARÁS UN JUICIO.

Cuando experimentas limitaciones en tus relaciones, sean familiares, de pareja, de amistad, relaciones profesionales, o del ámbito que sea, toma conciencia de que algo enfocas mal. Concretamente, date cuenta: no te estás valorando a ti mismo. Date cuenta que no te valoras porque no te das la oportunidad de buscar dentro de ti la Fuente del verdadero amor.

Lo que te hace sufrir, míralo como si fuera un tablero de ajedrez. Cada pieza del tablero es la persona en cuestión que entra en el juego de este sufrimiento; cada situación que te hace sufrir es otra pieza, cada evento, cada circunstancia, todas estas piezas forman parte del juego de ajedrez. Sin estas piezas no puedes resolver la partida de ajedrez. Cada pieza es fundamental para jugar y ganar la partida. Ahora bien, la puedes ganar o la puedes perder, dependiendo de si las jugadas, los movimientos de cada pieza sobre el tablero, la mueve el ego o la mueve el SER.

El SER siempre mueve las piezas con el amor incondicional. El ego, todo lo contrario, siempre las mueve en base a sus expectativas, a sus posicionamientos egoístas, a su estructura mental forjada a base de creencias, hábitos, tu patrón de conducta que fundamentalmente siempre espera que la solución de su malestar, dolor o sufrimiento le venga del exterior. Estas son la típicas jugadas del ego.

Aquella situación o aquella persona que te despierta malestar, dolor o sufrimiento, la puedes vivir como una oportunidad de madurar y evolucionar diciéndote, por ejemplo: “haz de mi lo que quieras”, “trátame como quieras”, “piensa de mí lo que quieras”, “puedes criticarme, difamarme, puedes ignorarme, puedes comportarte conmigo de la peor manera, que yo elijo jugar esta partida y todas las que me presenta la vida, con la estrategia más potente, que es la del amor incondicional, que fundamentalmente significa: renuncio a todo juicio”.

En el fondo de cada malestar, dolor o sufrimiento siempre descubrirás un juicio, cuya estructura funciona así: “esto debería ser distinto de como es; no me gusta esta jugada del otro”. Cada vez que algo o alguien no se ajusta a como tú quisieras que fuera, inmediatamente surge el juicio, que es la raíz de todo mal.

Para jugar tu vida con la estrategia del amor incondicional, sólo tienes que tomar la decisión de practicar amor incondicional hacia ti mismo y hacia los demás, renunciando a cualquier juicio. Sin tu decisión interior consciente, difícilmente cambiarán las jugadas de la partida de ajedrez de tu vida.

Haz del amor incondicional no la estrategia, sino tu forma de vida. Así optas por el valor más elevado. A medida que te das amor, te conviertes en amor, en causa cuántica de amor y sólo así recibirás amor. Pero tienes que aceptar el silencio del ego, el silencio de los juicios del ego, mientras la inteligencia Universal Divina, hace el resto.

Experimenta este juego de amor incondicional y experimentarás plenitud, la plenitud del Amor Divino.

Es grandiosa esta experiencia, este juego de amor incondicional. Así y sólo así cambiamos las historias de nuestros personajes, en historias del SER, que son historias de amor incondicional. No es ningua utopía, es la victoria de tu SER sobre tu ego.

La voz del silencio

Botón volver arriba