LA VOZ DEL SILENCIO

9 TODO ES COMO ES -2-

Para el ego no tiene ningún significado, y en consecuencia, no tiene ningún interés el hecho de que «todo es como es», porque para el ego «todo debe ser como él quiere».

Las emociones negativas del ego reflejan su estructura egoica, son los significados que lo mueven a obedecer al principio de que «todo tiene que ser como yo quiero» (ego).

Esta es la raíz de todos los sufrimientos humanos.

El 78% de la humanidad cree que para ser feliz «todo debe ser como el yo quiere y como cree que debe ser»

El resultado es un tanto por ciento elevado de personas insatisfechas y quizás infelices. Entonces buscan desesperadamente escapar de su desgracia, sea como sea. La gran mayoría no se cuestiona nunca en qué nivel de conciencia se encuentra la felicidad y sus reflejos de serenidad, equilibrio, armonía, bienestar, bondad, compasión, paz, perdón, amor, y tampoco se cuestiona si el nivel de conciencia en el que vive la persona está en consonancia con el nivel en el que se experimenta la felicidad y todas las cualidades positivas del SER. La mayoría permanece en niveles de conciencia tan bajos, que hacen imposible experimentar ninguno de estos reflejos de felicidad.

  • ¿Me encuentro yo en este grupo de personas?
  • Quizás no siempre. Quizás en algunos momentos.
  • Sin embargo, es evidente que todo el mundo busca ser un poco más feliz.
  • ¿Quiero ser yo un poco más feliz?

Si les preguntamos a esa mayoría de personas, dónde encuentran la felicidad, sus respuestas, muy probablemente la situarán en un «ahí fuera». Y la mayoría se pasa la vida buscándola fuera. Si a esta gente se les explicara que buscar la felicidad fuera es como buscar la aguja en un pajar, ¿dejarían de buscarla fuera? Este ofuscamiento de la mente es la manifestación externa, palpable, del nivel de conciencia en el que se encuentra el que busca la felicidad fuera.

  • ¿Dónde busco yo la felicidad?
  • ¿Cómo busco yo ser más feliz?

Esto pone de manifiesto la importancia de cuestionarse desde donde busco la felicidad, desde donde estoy y donde quiero ir, desde qué nivel de conciencia busco lo que no se encuentra en el nivel de conciencia del ego mente. Teniendo en cuenta el Mapa de los niveles de conciencia del Dr. Hawkins, siempre que buscamos ser más felices en y desde los niveles de conciencia del ego-mente, nos agotamos buscando la aguja en un pajar.

Ya decía Einstein que «no se puede resolver ningún problema, desde el mismo nivel de conciencia en el que se ha producido». Einstein enseña que para resolver un problema, para ser más feliz, tengo que salir del nivel de conciencia en el que me encuentro infeliz, para ir, como mínimo, al nivel de conciencia inmediato superior.

  • ¿Cómo dar el paso de un nivel inferior a un nivel superior de conciencia?

Una respuesta nos la da Hawkins: «Si la meta en la vida es hacer lo mejor que uno puede hacer en cada momento de la existencia, entonces, a través del trabajo espiritual, ya has escapado a la principal causa de sufrimiento. En la foto fija del presente radical, no hay historia vital sobre la que reaccionar o reeditar. Con esta unificación de la mente, pronto se hace obvio que todo simplemente «es como es», sin comentarios ni adjetivos «.

Hawkins alude a hacer trabajo espiritual, que sólo es tal si se hace en el presente (“foto fija del presente radical”), entrenando y reeducando la mente a que abandone vínculos con el pasado, proyecciones hacia el futuro, y que se centre en aceptar que «todo es como es», en cada momento presente. Este ejercicio te sitúa en la Verdad y la Verdad es neutralidad. Practicar la neutralidad significa, aceptar que «todo es como es», no por resignación, sino para dar más espacio al SER, cada vez más espacio.

Por lo tanto, aquel que pretende alcanzar un poco más de felicidad sin moverse del nivel de conciencia en el que se encuentra, probablemente se condena a una permanente frustración. Esta es, desgraciadamente, la experiencia cotidiana de una gran mayoría.

  • ¿Deseo abandonar esa mayoría?
  • ¿Cómo la puedo abandonar?

Reconoce cada vez que experimentas una emoción negativa, sea de miedo, de culpa, de no valía, de inseguridad, de orgullo, de ira, de sufrimientos, de incapacidad, sea la que sea. Por los frutos puedes aprender a intuir si en tu vida es frecuente la frustración, si te esfuerzas mucho y no obtienes la satisfacción deseable y te agotas sin alcanzar el éxito esperado, probablemente el nivel de conciencia en el que vives habitualmente no es el adecuado para tener éxito en lo que deseas. Probablemente tienes que replantearte ir más allá de este nivel de conciencia, hacia un nivel de conciencia superior.

  • ¿Cuáles son los niveles de conciencia superiores?
  • Y ¿cómo puedo acceder?

PRACTICA

  • Coraje, reconociendo.
  • Neutralidad, aceptando que todo es como es.
  • Voluntad, decidiendo, optando por avanzar.
  • Aceptación, asumiendo el desmantelamiento de los posicionamientos del yo.
  • Razón, revisando las creencias lógicas, socialmente correctas con las que has funcionado hasta ahora y somételas al amor y al amor incondicional.
  • Amor incondicional, aceptando al otro radicalmente como es.
  • Paz, que es el nivel del milagro.

NIVEL DE CONCIENCIA «TODO ES COMO ES»

Se trata de un nivel de conciencia que no es del ego-mente. Alcanzar el nivel de conciencia en el que «todo es como es», implica aceptar la realidad tal como se presenta en cada momento presente. Implica una actitud muy trabajada, serena, confiada. Implica renunciar a los significados que el ego-mente proyecta sobre la realidad. Implica conocer las proyecciones del ego-mente hechas de percepciones, creencias, expectativas, carencias, heridas de no amor, afecciones (atracciones-aversiones), posicionamientos.

Evidentemente, el ego-mente no está en absoluto dispuesto a renunciar a la estructura en la que se ha posicionado en tu historia personal a lo largo de la vida.

Si te propones aceptar que «todo es como es», tienes que ir más allá del ego-mente. Respóndete a las siguientes preguntas: ¿Estoy dispuesto a cuestionarme:

  • los valores y significados que hay bajo las experiencias de frustración, malestar, sufrimiento?
  • la manera en que me he habituado a compensar los déficits emocionales y las heridas de no amor?
  • y a reconocer que hasta ahora, quien se ha esforzado para compensar, generalmente ha sido el ego-mente?
  • que cuando «todo lo que es» no me gusta, es debido al significado que le da mi ego?

Si te planteas estas preguntas con profundidad y honestamente, con ganas de encontrar la Verdad, harás consciente la estructura de tu ego-mente con el que te has identificado sin darte cuenta desde que tienes uso de razón.

Descubrirás que has vivido toda la vida en este nivel de conciencia, desde el que has tratado de resolver tus dificultades y sufrimientos, llenar tus carencias y curar las heridas de no amor que has sufrido.

Te darás cuenta que estas estructuras son las que te han impedido y siguen impidiendo aceptar que «todo es como es». En consecuencia, cada vez te alejas más de experimentar la auténtica paz, la neutralidad, la aceptación, la libertad. Te darás que siempre fuerzas la realidad en función de cómo «quieres que sea», y que cuando a «todo lo que es» le das el significado de cómo «quieres que sea», tú mismo te impides aceptar el significado que le da tu SER.

Ten en cuenta que vivir y aceptar «todo lo que es» forma parte de la realidad. No puedes cambiar la realidad que se te manifiesta en cada momento. Te viene como te viene. A todo el mundo le pasa lo mismo.

El conflicto lo experimentas a partir del instante en que rechazas que la realidad sea «como es». El ego-mente quiere que sea como te hace creer que debe ser. Pero el criterio de felicidad del ego-mente es engañoso, arbitrario, falso.

Cuando te habitúas a aceptar la realidad «tal como es», no la fuerzas, dejas que sea por sí sola, la vives de manera pacífica, serena y experimentas una profunda paz y una liberación indescriptible.

Para aceptar la realidad «tal como es», precisas mucha humildad. Se te pondrán de manifiesto tus apego y todos los posicionamientos del ego-mente. Sólo cuando aceptes que el ego-mente nunca te dará la paz y la felicidad que buscas, empezarás a plantearte abandonar la identificación que te mantiene atado a él, a cambio de confiar en tu SER.

Te propongo un ejercicio.

  • Observa desde qué nivel de conciencia te posicionas ante «todo es como es».
  • Esto que me llega, ¿lo acepto tal como es «?
  • Si no te gusta como es, estás haciendo un juicio y lo estás rechazando.
  • Acoge lo que es. ¿Te cuesta?
  • ¿Qué significado, valor, importancia le estás dando?
  • Acepta lo que es. ¿Te cuesta?
  • ¿A qué te resistes?
  • Entrega pensamientos de queja, victimismo, justificación, culpa, rabia.

REPITE-TE INTERIORMENTE

  • Acepto, acepto, acepto lo es y tal como es en este momento.
  • Entrego, entrego, entrego resistencias, juicios, expectativas.

Una pregunta final:

  • ¿Quiero seguir en el mismo nivel de conciencia en el que hasta ahora he vivido mi vida?
  • ¿Quiero evolucionar hacia el SER, hacia la PRESENCIA divina, hacia el AMOR de DIOS?

Cuando te fías del AMOR de DIOS hasta el punto de aceptar que «todo es como es», nada de «todo lo que es» te quita la paz y la libertad interior. Entonces, si calibraras tu estado interior, te sorprenderías gratamente de experimentar los frutos de los niveles de conciencia del SER.

Señor, pido la guía de tu Espíritu Santo.

Pido su acompañamiento.

«Porque por mí mismo yo no sé nada».

«Sólo tuyo es el poder y la gloria».

Amén.

La voz del silencio

Botón volver arriba