TIG ON LINE CURSO  2020 – 2021

10 sesiones de TIG para

DESCUBRIR EL PROPIO PATRÓN DE CONDUCTA Y APRENDER A VIVIR EN LA VERDAD DE DIOS, ALTERNANDO EL ESTUDIO DE UNA EMOCIÓN NEGATIVA DEL EGO, CON UNA CUALIDAD POSITIVA DEL SER. ASÍ EVOLUCIONO ESPIRITUALMENTE.

“El ego nos mantiene en la falsedad. Tratamos de vivir en la Verdad del SER, para evolucionar espiritualmente.»

CAMINO ESPIRTUAL HACIA LA VERDAD DE DIOS DE LA MENTE DEL EGO A LA MENTE DEL PADRE

El principal obstáculo que nos impide vivir en la Verdad de DIOS es el ego, que se nos manifiesta a través de nuestro patrón de conducta. Este se encarga de sabotear nuestros más sinceros y honestos deseos de vivir en la Verdad de Dios. A su vez se encarga de mantenernos permanentemente en la falsedad del ego.

 

Necesitamos vivir en la Verdad de Dios porque sólo en Ella podemos saciar nuestra sed de plenitud, de amor incondicional, de paz y felicidad. Solo en la Verdad de Dios encontramos el coraje, la voluntad espiritual, la capacidad, la energía, el amor para superar todas las resistencias que nuestro pequeño yo interpone a nuestros anhelos más profundos de dejarnos guiar por el Espíritu Santo.

Si nos ponemos en actitud sincera, íntegra de escuchar la voz del Espíritu Santo dentro, un paso concreto a dar, es

«TRASCENDER Y ENTREGAR LOS POSICIONAMIENTOS DEL PROPIO PATRÓN DE CONDUCTA»

Honestamente constatamos que, a través de la experiencia personal y profesional de estos últimos 13 años, hemos sido conducidos, casi sin darnos cuenta y de forma progresiva, a la formación de los grupos TIG.

TIG = Trabajo Individual en Grupo

Está siendo muy efectivo, vista la experiencia de grupos que llevan algunos años comprometidos con esta experiencia. Concretamente cada participante en un grupo TIG va haciendo su camino espiritual compartiendo con los demás miembros del grupo, cada un@ recorriendo su propio camino espiritual, cada un@ avanzando a su ritmo, en un clima de profundo respeto, confianza y confidencialidad. El avance de cada un@ estimula el avance de los demás. El progreso es patente, palpable y observable en la forma de comunicarse, en la profundidad del compartir, en el respeto mutuo, en la confiança entre ellos, en el saberse mirar des de la compasión, el respeto, el afecto, en el cuidado mutuo. La Presencia del SER, de Dios, es palpable en cada sesión. El nivel de conciencia grupal aumenta en cada sesión desde el comienzo al final de cada sesión TIG.

¿A dónde lleva y qué aporta el TIG?

TIG nos lleva directamente ante la Verdad de Dios. ¿Còmo es posible esto? No es ningua arrogancia. El grupo parte en cada sesión TIG del compromiso de compartir desde el SER, que permite crear la realidad que Jesús promete en el Evangelio cuando afirma que “donde dos o más se reúnen en su nombre, yo estoy en medio de ellos” (Mt. 18, 20). Siendo conscientes de esta realidad, al ponernos todos en actitud de tener presente en medio nuestro a Jesús, los animadores estamos atentos a cualquier intento del ego de hacerse presente, de querer gestionar, opinar, decidir, controlar, interpretar, juzgar. Estos son los verbos que siempre recita el ego. Los únicos que sabe recitar. A penas intenta algún ego hacerse presente, los animadores, con respeto, con cariño, intervenimos en forma de pregunta.

Pongamos algunos ejemplos: ¿Para qué crees que cenesitas que te reconozcan? ¿De dónde surge esta necesidad? ¿Quién crees que está gestionando esta necesidad en tu vida, en tus relaciones? ¿Qué carencia tuya hay detrás de tus reacciones de rabia, de enfado? ¿Qué creencia subyace a esta reacción tuya? ¿Qué crees que estás proyectando hacia l@s demás con esta reacción tuya? ¿Qué posicionamientos de tu ego se te manifiestan habitualmente en tus relaciones? ¿Confías de verdad en Dios? ¿De qué manera controlas a tod@s los demás sin darte cuenta? ¿Eres consciente de cómo manipulas? Observa el juicio que estás haciendo en este momento, con lo que acabas de decir.

Así podríamos poner montón de ejemplos que permiten que cada asistente al TIG se replantee sus propios posicionamientos. Dado que son voluntarios, nos proponemos hacerlos consciente para entregarlos a Dios. Esto requiere un serio compromiso, una decisión honesta, un anhelo de vivir la vida desde la Verdad de la Mente del Padre.

TIG es un acompañamiento de grupo que ayuda a proseguir nuestro camino espiritual, y nos ayuda a atravesar todos los obstáculos que, consciente o inconscientemente, nuestro patrón de conducta proyecta continuamente en nuestra vida adulta. Los obstáculos que nos desconectan de la Fuente son nuestras creencias, apegos, posicionamientos, hábitos recurrentes, juicios, expectativas, proyecciones. Todo esto nos desconecta de la Verdad de Dios en un plis-plas, sin darnos cuenta, mediante cada reacción surgida del ego, nunca del SER. El ego siempre reacciona. El SER únicamente RESPONDE. Deseamos la Verdad, buscamos a DIOS, su Agua Viva, nos dejamos seducir por EL, pero hemos de reconocer que a menudo nos alejamos de la Verdad, vamos y venimos, nos conectamos y desconectamos con pesar. Nos duelen los altos y bajos que se nos repiten a menudo, y nos cuesta aceptar que forman parte de nuestra limitación humana. Nos duele aceptar que nuestra fragilidad tiene el propósito, querido por Dios, de mantenernos humildes sabiendo que

“por mí mismo, Señor, yo no sé nada.

Solo tuyo es el poder y la gloria. Guíame con tu Espíritu Santo.

Déjame ser tu servidor@”.

 

TIG, a lo largo del trayecto, nos dota de muchas herramientas concretas, experienciales, personales y comunitarias (ciertamente de carácter kenótico) mediante las que podemos desmantelar, con ayuda y por la gracia de Dios, el principal saboteador de nuestro camino espiritual, de nuestros anhelos de fraternidad, de nuestros ideales más sagrados de santidad: el patrón de conducta y toda su estructura mental. Este es el gran saboteador de nuestro camino espiritual.

A lo largo del trayecto, TIG nos permite poner rostro y nombre a cada patrón de conducta y al de cada hermano-a que nos proyecta el suyo y hace de espejo del nuestro. No para echárnoslos en cara, sino para que cada uno reconozca el suyo practicando la humildad. Nos hemos convertido en expertos en ver el patrón de conducta del hermano-a ante el cual reaccionamos. Cada reacción nuestra, surge de un juicio sutil, muy inconsciente, que dice: “esto no debería ser así”, “me molesta el carácter de este hermano-a”, “no debería ser así”, “debería ser de otra manera”, “me molestan sus reacciones”, etc.

Cada juicio lleva consigo el rechazo implícito de “aquello” (cosa, acontecimiento, hermano-a) que me causa malestar, dolor o sufrimiento. Con cada rechazo lo único que consigo es aparcar, ignorar, reprimir lo que a mí me causa malestar, dolor, sufrimiento. Con lo cual, aquello que aparco vuelve a salir en forma de reacción cada vez que me encuentro ante un nuevo mensajer@ (herman@, situación, roce, desencuentro, discrepancia, herida, acontecimiento) que me trae un mensaje de parte del SER. Es el SER el que pone en mi camino espiritual estos mensajer@s y sus mensajes, para que, cada vez más, yo deje de reaccionar y dé una RESPUESTA ESPIRITUAL (= desde la VERDAD DE DIOS) y cada vez menos dé una REACCIÓN (= desde la falsedad del ego).

A lo largo del trayecto, TIG propone ejercicios y experiencias de purificación del ego, de integración de emociones negativas no integradas. Mientras no las integro son estas emociones las que continuamente se interponen en mis relaciones comunitarias y personales. Incluso se interponen en mi relación con Dios. Son estas emociones no integradas las que no me dejan ver el verdadero rostro del herman@ que a cada instante de mi vida la VERDAD DE DIOS pone ante mi como espejo de mis propias reacciones.

A lo largo del trayecto, TIG nos ayuda a descubrir los dramas, los juegos, los engaños, las justificaciones, las mentalizaciones, las espiritualizaciones (que no espiritualidad auténtica), las pecepciones del ego con sus proyecciones, expectativas y posicionamientos, dualidad de opuestos, mediante los cuales el ego nos atrapa en sus bucles sin fin, dentro de su casa de los espejos.

A lo largo del trayecto, TIG nos enseña a cuidar a los herman@s, como consecuencia de aprender a cuidar cada uno de sí mismo. ¿Por qué no sé cuidar a los demás? ¿Por qué me cuesta ver su rostro? Porque no sé cuidarme a mí, no sé amarme a mí, no sé perdonarme a mí. Y todo el amor que necesito, que busco, que suplico, que exijo de los demás, todavía no me he dado cuenta que es la proyección de mis carencias afectivas, de mis necesidades, de mis heridas de no amor, de mis impactos emocionales no integrados ni sanados. Todavía he de hacerme más consciente de las continuas proyecciones que lanzo como proyectiles cargados de negatividad, sobre cada herman@ al que juzgo sin darme cuenta. Todavía he de hacerme consciente de lo mucho que me juzgo y juzgo a los demás. Y mientras no me libere del hábito de juzgar, no progreso en mi camino espiritual, por mucho que el ego me haga creer que avanzo.

A lo largo del trayecto, TIG nos entrena para dejar ir, para soltar todo lo que se interpone entre mi pequeño yo y la VERDAD DE DIOS que me ha dado la existencia.

El trayecto a través del TIG apoya, favorece, sostiene y conduce el camino de santidad que la VERDAD DE DIOS tiene pensado para cada herman@. (Leer la exhortación apostólica del Papa Francisco “ALEGRAOS Y REGOCIJAOS” sobre el llamado de todos a la santidad)

 

TIG hace una propuesta fundamental como ser humano, y más, si cabe, como persona creyente, de fe, religiosa, que responde a una llamada de Dios sea como laic@, sea como religios@. La propuesta del TIG es la siguiente:

«Uno debe estar dispuesto a «sacrificar» a Dios, por amor y humildad,

todos los posicionamientos y hábitos mentales «.

Hawkins

 

¿Estás dispuest@?

En este sentido, cada sesión TIG es un laboratorio donde hacer experiencia de toda la teoría espiritual: se comprenden los conocimientos teóricos que se estudian, en proporción con la que cada participante la convierte en experiencia. Mientras la teoría aporta conocimiento imprescindible, la experiencia de los conocimientos aprendidos aporta visión, intuición, creatividad, vida, sanación, amor, amor incondicional.

La dificultad en la que se encuentran la mayoría de jóvenes y adultos en nuestra sociedad es encontrar espacios donde aunar conocimiento con vida, teoría con práctica, saber teórico con experiencia vital. Otra dificultad de los grupos humanos es encontrar espacios que permitan generar campos de energía positiva. Iniciar un grupo de trabajo que permita hacer camino espiritual no es difícil. Sólo hay que ser consciente de que cada persona que participa en un grupo TIG con este fin, llega con un determinado nivel de conciencia. Cada persona con su nivel de conciencia.

La invocación, la intención, la disposición, la entrega al SER, favorecen la Presencia del Divino. Cada participante se convierte en estudiante espiritual, desde el momento en que se siente atraído y motivado para hacer camino espiritual. Estudiante espiritual es aquel que está dispuesto a aprender y dejarse guiar por el Espíritu Santo. Entregarse a Él con actitud humilde y de profunda confianza, facilita el camino. Los místicos nos indican la mejor actitud es: SENTIRNOS mirados y QUERIDOS POR DIOS.

«Deberíamos poder hacer nuestras las palabras del evangelista Juan: …

y nosotros hemos creído en el amor.

Creer, de hecho, es sentirse mirados y queridos por Dios. Es saber que cada oración que hacemos, cada palabra, cada movimiento, cada evento triste o alegre o indiferente, cada enfermedad; todo, todo, todo, desde las cosas que nosotros creemos importantes, hasta las acciones más pequeñas o pensamientos o sentimientos, todo es observado por Dios.

(Fuente: Confiar en Dios – Chiara Lubich – 20 de septiembre de 2004)

OBJETIVO DEL TIL 2020 – 2021

Este curso pretende combinar conocimiento (nutrir el espíritu y el alma), con trabajo y experiencia de desprendimiento del propio patrón de conducta y sus posicionamientos. Los animadores ayudamos a cada participante, a descubrir su patrón de conducta. Esta es la gran aportación que ofrece el TIG. Conocer el propio patrón de conducta es imprescindible para evolucionar espiritualmente. ¿Por qué a menudo, después de muchos años haciendo cursos, terapias, ejercicios espirituales de todo tipo, las pesonas siguen con los mismos bloqueos emocionales, psicológicos, espirituales? No han descubierto el núcleo de donde surge «todo lo de dentro que contamina al ser humano». Entonces la vida espiritual se convierte más en una espiritualización-mental de conceptos, que en una verdadera experiencia de liberación, de serenidad, de paz, donde puede fructificar el amor incondicional.

  • Dado que, como nos dice Hawkins, «los posicionamientos son voluntarios», tenemos que hacerlos conscientes si queremos desprendernos de ellos. Dedicamos las 10 sesiones del TIG de este curso, a descubrir y reconocer el respectivo patrón de conducta, dado que es el responsable de todos nuestros conflictos, angustias, ansiedades, sufrimientos, dificultades de relación con nosotros mismos, con los demás y con el SER (Dios).
  • Estudiaremos las emociones negativas del ego, mediante las que sobrevivimos hasta ahora en nuestra vida. Conocer la red de los posicionamientos de nuestro patrón de conducta es el primer paso para podernos desprender de ella.
  • Alternaremos el estudio y la práctica de una emoción negativa con el estudio y la práctica de una cualidad del SER, dado que si no activamos las cualidades de los SER, es imposible el camino espiritual y evolucionar hacia el Amor Incondicional.

MEDOTOLOGIA

Un mes antes de cada sesión TIG los participantes reciben un documento para leer, reflexionar, empezar a traducirlo en experiencia. Esto prepara la sesión TIG, durante la cual cada participante comparte su experiencia, a partir de lo que ha reflexionado y experimentado. La vida de grupo se genera progresivamente con cada sesión TIG. Trabajamos a partir de los Niveles de Conciencia del Dr. David Hawkins.

 

GRUPO Whatsapp

Los estudiantes espirituales del grupo TIG están comunicados por WhatsApp. Este medio permite un contacto de gran fluidez. El objetivo del WhatsApp es compartir vida, experiencias, propuestas que nos ayuden a hacer experiencias de amor incondicional.

 

ANIMADORES – ACOMPAÑANTES DEL TIG

José González: Psicoterapeuta Gestáltico. Master en PNL. Master en Funaments y Prospectivas para una cultura de la Unidad, en la rama Teológica y Filosófica (Dos años en el Instituto Sophia de Incisa in Valdarno, Florencia). Experto en Eneagrama. Está terminando la carrera universitaria de Fisioterapeuta (Blanquerna).

Joan Mª Bovet: Psicólogo Clínico, Especialista en Psicología Clínica. Director del Centro de Psicología Clínica, Gestalt-Fis, Familia y Salud. Experto en los Niveles de Conciencia del Dr. Hawkins. 

HORARIOS + PROGRAMA DE CADA SESIÓN TIG 

El TIG es de 2 horas un martes de cada mes, de 19’30 a 21’30 hs. 

TIG 1    Día 20/10/20      Una vida íntegra: Decido conocer mi patrón de conducta, porque quiero

                                   vivir una vida íntegra en la Verdad del SER

TIG 2    Día 17/11/20      Vergüenza: Conozco los aspectos de mi patrón de conducta, que me                                           mantienen atrapad@ en el nivel de conciencia más bajo. (20)

TIG 3    Día 22/12/20      Coraje: Primera calidad del SER. Reconozco los posicionamientos del mi

                                   patrón de conducta para poder entregarlos al SER.

TIG 4    Día 01/19/21      Culpa: Emoción negativa con la que el ego nos atrapa en su red. Aprendo

                                   cómo librarme de la culpa.

TIG 5    Día 02/23/21      Neutralidad: Cualidad del SER que me permite aceptar que «todo es

                                   como es» porque Dios es «Todo lo que es». La neutralidad me libera.

TIG 6    Día 23/03/21      Apatía-Incapacidad: Ansiedad, angustia, desánimo, desesperanza, son                                        emociones negativas del ego. Las estudio para desprenderme.

TIG 7    Día 20/04/21      Voluntad-Disposición: Cualidad del SER que me permite comprometerme                                    en mi camino de evolución espiritual.

TIG 8    Día 18/05/21      Sufrimiento: El ego siempre rehuye el sufrimiento, el cual es fruto de                                           resistirme a buscar la Verdad y la Luz del SER, bajo cada sufrimiento.

TIG 9    Día 22/06/21      Aceptación: Cuando activo esta cualidad del SER, desaparece todo                                             sufrimiento. Conocerla me ayuda a practicarla y me libera.

TIG 10   Día 20/07/21      Hardware-Software: Hardware es el SER, Software son todos los                                                 programes del ego. Los conozco para decidir cuál de los dos dejo                                           que gestione mi vida, mis decisiones. 

HONORARIOS

Individual (religios@, laic@): 40 € por sesión.

Matrimonio: 60 € por sesión.

El compromiso es por las 10 sesiones. Si alguien no puede asistir a alguna sesión el pago debe hacerse igualmente, porque igualmente recibe los materiales. Es una forma de compromiso serio.

El pago se puede hacer mensual o trimestral. El número de cuenta es el siguiente:

BANCO SANTANDER: ES26 0075 0002 2306 0129 3960

Indicando nombre y apellido del participante al TIG que hace su pago, y enviando un WhatsApp al número 650778979.

TIG ON LINE: «VIVIR EN LA INTEGRIDAD DEL SER»

El grupo TIG on line, mínimo son 10 personas. Antes de cada sesión, te llegará el link en el que podrás conectarte para hacer la sesión.

INSCRIPCIÓN

Puedes hacerla por WHATSAPP, llamando al 650778979, o bien por mail: fis@familiaysalud.net

 

La inscripción no requiere ningún pago complementario. Sólo hay que hacer el pago correpondiente a la primera sesión TIG de octubre. El siguiente pago ya será el del TIG de noviembre. La inscripción se puede hacer a partir de ahora mismo, hasta el 30 de setiembre.

Empieza a darle lugar al saber interior de tu SER, que ya está en ti. Algún día le perdiste la confianza por algún malentendido. Suelta eso y empieza a escucharte. Parece que hay algo que creemos que está fuera juzgando lo que decimos o descalificándonos. Creas lo que creas, parezca lo que parezca, este no es Dios, ni el SER. Quien está todo el tiempo, observando de forma callada y escondida no es más que este «pequeño yo-ego-mente».

Descarga Información

 

 

 

Botón volver arriba